Media Appearances for Proactive Parenting

10 Pautas para acertar con los juguetes del bebé

De 0 a 3 años, el bebé busca información que le confirme que el mundo es seguro. Tu cariño, atención y unos juguetes bien elegidos, pueden ayudarle mucho.

Deanna Marie Mason, profesional de la salud especializada en pediatría


29 03 17

Refuerzos positivos

Desde los primeros meses de vida, los bebés aprenden que sus acciones tienen consecuencias, bien en forma de besos y abrazos o bien como un ceño fruncido de papá o mamá. Como los besos y abrazos son positivos, normalmente los bebés repetirán las acciones que impliquen reacciones positivas. Los padres pueden reforzar los comportamientos adecuados, proporcionando respuestas positivas.

Hay tres hitos principales que los bebés tienen que cumplir durante la primera etapa de desarrollo:

  • Aumentar su fuerza y coordinación.
  • Desarrollar la memoria.
  • Evolucionar en su comunicación verbal.

Con algunos juguetes básicos y con muchos artículos que puede haber por casa (valorando siempre la seguridad del objeto en relación a la edad del niño) puedes ayudar a estimular estos tres logros.

Fuerza y coordinación

Para aumentar la fuerza y coordinación deja al bebé en el suelo (por supuesto, en un lugar acotado, seguro y bajo tu vigilancia) más que llevar al bebé todo el tiempo en brazos o dejarlo en su gandulita. Pon objetos, como un bloque de construcciones, un poco fuera de su alcance para alentar al bebé a moverse. Haz ruido con palmas, campanas, etc. para que se gire hacia el sonido. Pasar tiempo en el suelo, boca abajo, fortalece la musculatura del cuello, hombro y espalda y le ayuda a entender el movimiento. Cuando le veas cansado, ponle boca arriba en la cuna para que pueda explorar sus manitas, sus pies, su cuerpo. Cuando adquiera fuerza y coordinación empezará a sentarse, arrastrarse, gatear y, finalmente, dará sus primeros pasos.

La importancia de las rutinas

Para desarrollar la memoria, los padres pueden aplicar una rutina diaria para ayudar al bebé a recordar y a intuir la organización de las actividades. Por ejemplo, cuando un bebé conoce la rutina de la familia, sabe cuando su mamá o papá va a volver a casa para cuidarle de nuevo.

Seguir los mismos pasos todos los días (baño-juego, pijama, cena, canción-cuento, beso, cuna) le ayuda a conciliar el sueño. Las rutinas son eficaces si se mantienen en el tiempo.

Comunicación verbal

Finalmente, para que su comunicación verbal evolucione, los padres pueden reaccionar a los sonidos y balbuceos que los bebés hacen. Los padres puede responder positivamente (sonrisas, asombro, aplauso) a los sonidos que ellos quieran reforzar y negativamente (“no” o simplemente ignorar) a los que quieran eliminar.

Es muy importante hablar al bebé, contarle lo que estamos haciendo o lo que haremos después, indicarle los nombres de las cosas cotidianas y además leer cuentos con él, cantar, etc. Todo ello estimula el desarrollo del lenguaje.

Juguetes de 0-6 meses

Todas estas recomendaciones pueden ser completadas con objetos y juguetes adecuados a su edad. No hace falta que sean muchos, pero sí bien elegidos (seguros, aptos para sus habilidades, estimulantes y divertidos). Por ejemplo, en estos primeros meses puede ser adecuado:

1. Un objeto que le aporte seguridad como un peluche de trapo, un doudou o una muñeca blanda. Este tipo de juguetes pueden ayudar en la transición entre la casa y los padres y otros lugares, como la guardería, la casa de los abuelos, o la de otros cuidadores.

2. Una mantita de actividades o un gimnasio con arco le ayudará a mejorar la fuerza y coordinación. Desde la segunda semana de vida, los bebés son conscientes del movimiento, de la luz, y de los colores fuertes. Una manta de juegos con texturas y sonidos o un móvil musical le estimulará y entretendrá.

De 6 a 12 meses

Durante este periodo los niños descubren el movimiento, hacia los 9 meses pueden reptar y gatear y cerca del año muchos ya dan sus primeros pasos. Acertarás si le ofreces:

3. Mordedores. Los bebés empiezan con la dentición sobre los 6 meses. Los mordedores de colores y con rugosidades les ayudan a calmar las molestias del brote de los dientes y además, les permiten conocer nuevas texturas, sensaciones de calor y frío, etc.

4. Juguetes que se activan con los movimientos del bebé como sonajeros o espirales. Los bebés no saben que sus manos son suyas hasta aproximadamente los 5 meses. A partir de ahí, adquieren control sobre sus manitas y pueden moverlas a voluntad para generar una reacción. Estos objetos pueden mejorar su coordinación y ayudarles a entender el concepto causa-efecto.

5. Juguetes que estimulen sus habilidades motoras como una rueda o juguetes de actividades, pirámide balanceante, bloques infantiles, objetos rodantes. Hacia los 12 meses, los bebés tienen buen control de sus manos, brazos, piernas y boca. Les gusta explorar el mundo con todo su cuerpo, especialmente con la boca (atención a los objetos pequeños que estén a su alcance). Toda esta exploración ayuda a mejorar su coordinación.

De 12 a 18 meses

6. Libros con imágenes. Los libros solo con fotos o imágenes sencillas pueden ayudar mucho al desarrollo del lenguaje. Tanto si él nombra las imágenes como si los padres lo hacen y él repite. Es una costumbre muy positiva introducir el hábito de leer un cuento como rutina diaria antes de dormir por la noche. Además de mejorar el lenguaje y la memoria, induce al sueño y favorece el vínculo con los padres.

7. Juguetes para arrastrar. En general los bebes empiezan a andar y escalar durante este periodo y les gusta tener juguetes que puedan llevarse con ellos, también les alienta a moverse y, si estos tienen fichas, teclas o encajables, a mejorar su coordinación.

De 18 a 24 meses

La casa se queda pequeña para tanta actividad, necesitan correr y saltar, salir al parque y gastar energías, pero también les encantan los botones, teclas y todo aquello que suponga averiguar qué sucede tras realizar una acción. Puede resultar muy interesante para el niño:

8. Una mesa de aprendizaje/centro de actividades. En la que el bebé pueda moverse a su alrededor y manipular los diferentes botones, interruptores y piezas. Le ayudará a gastar energía mientras que simultáneamente favorece su coordinación y le permite estimular la memoria y el razonamiento lógico.

9. CDs de música infantil, objetos musicales. Estos aparatos o juguetes con melodías simples y canciones conocidas incitan al niño a cantar y bailar. Dos actividades que estimulan el sentido musical, el ritmo y el oído, fomentan el desarrollo del lenguaje, la memoria, la coordinación de movimientos y la expresión corporal.

De 24 a 36 meses

No lo son, pero ellos se sienten mayores y los juegos y juguetes que les permiten imitar el mundo de los adultos les atraen mucho. Que no le falten:

10. Artículos para apoyar el juego simbólico como muñecas, disfraces, herramientas de plástico, cocinitas, cochecitos de paseo, maletines de médico, escenarios como granjas, comisaría, centro de bomberos, etc. A los niños de esta edad les gusta fingir que son las personas que tienen más cerca, como padres, abuelos, profesores. Algunos de sus juegos de imitación van a estar basados en la realidad y otros en fantasías.


Fuente: 10 Pautas para acertar con los juguetes del bebécrecerfeliz.es

Contact

Email:
Webistewww.deannamariemason.com

Payment Methods

Paypal allows you to pay directly using your credit card. Ask me if you have any questions.

logo paypal tarjetas