Blog sobre Paternidad Proactiva

Las Herramientas y Consejos que necesitas, basados en las últimas investigaciones y publicaciones científicas para tener seguridad y sentirte con el control de tu familia.

¿Cómo afecta ser bebé prematuro al rendimiento escolar?

¿Cómo afecta ser bebé prematuro al rendimiento escolar?

Los bebés prematuros tardíos (nacidos entre las semanas 34 y 37 de gestación) son normalmente ignorados a la hora de hablar de retrasos en el desarrollo. Aunque estos bebés sólo han nacido unas semanas antes de lo previsto es posible que tengan más problemas con la lectura y las matemáticas que los bebés cuyo embarazo se llevó a término (38-40 semanas).

Los niños que han sido prematuros tardíos pueden mostrar retraso en lectura y matemáticas a partir de los 3 años

Los bebés prematuros tardíos normalmente se desarrollan con normalidad hasta los 24 meses. Esto provoca que los padres y los profesionales sanitarios piensen que todo ha salido bien y bajen la guardia. Sin embargo, es importante vigilar los posibles retrasos en el desarrollo durante la primera etapa escolar (3 a 5 años).

Algunos retrasos se resolverán durante los primeros 2 años de vida, a medida que el niño crece y se desarrolla, pero los problemas relacionados con el lenguaje y la capacidad cognitiva crecen a medida que el vocabulario del niño aumenta y se establece una base de comparación al asistir al colegio con niños de su misma edad. El colegio exige una mayor destreza con el lenguaje para poder escuchar, comprender y seguir las indicaciones. Además, en el colegio se introducen de manera formal los conceptos de lectura y matemáticas, lo que puede aflorar retrasos que anteriormente no se habían identificado.

Los niños que han sido prematuros tardíos pueden estar menos preparados para el colegio, tener menor capacidad espacial, menor razonamiento verbal, y obtener peores resultados académicos que sus compañeros nacidos después de la semana 37. Los niños que han sido prematuros tardíos pueden mostrar un desarrollo social, emocional y físico normal a la vez que sufren retrasos en lectura y matemáticas en el momento de empezar su educación formal.

Los investigadores piensan que esto puede estar relacionado con diferencias estructurales en el cerebro de los niños prematuros tardíos. Por lo tanto, es muy importante que tanto padres como profesionales sanitarios y profesores estén al corriente de esta fuente de posible retraso y que pongan todos los medios para minimizarlo.

Conociendo el riesgo de los bebés prematuros, los padres pueden ser proactivos y adelantarse

La parte positiva es que tener conocimiento de la posibilidad de que exista un retraso permite a los padres poner en marcha las medidas necesarias para solucionarlo. No conocer el problema, o ignorarlo, hace imposible que se pueda corregir. Del mismo modo, conocer que existe la posibilidad de que los niños que han sido prematuros tardíos muestren retraso en lectura y matemáticas, ayuda a poner soluciones más fácilmente.

Los padres de niños prematuros tardíos pueden ayudar a que sus hijos se desarrollen de la mejor manera posible de las siguientes maneras:

Educación temprana en lectura y matemáticas:

  • Lectura de libros diaria.
  • Practicar el abecedario y los números regularmente.
  • Fomentar un mayor vocabulario.
  • Conversar sobre los libros leídos.
  • Practicar los nombres de las letras y los números.
  • Practicar la escritura de letras y números.

Si se identifica algún retraso cuando empiezan el colegio:

  • Pedir una evaluación y diagnóstico del niño por parte de un especialista.
  • Realizar los tests de desarrollo pertinentes.
  • Solicitar el apoyo necesario para adaptar los planes educativos de manera que se maximice el potencial del niño.

Ser conscientes de que los retrasos en el desarrollo pueden aparecer en el momento de empezar el colegio permite que los padres sean proactivos y se anticipen al problema.

Todos los niños son un regalo y cada uno viene con sus propias características. Como padres, debemos aceptar a nuestro hijo, hacer todo lo posible para maximizar su potencial y entender que no tiene sentido comparar. Un niño con un retraso en la lectura o en las matemáticas, o en cualquier otro área, es un niño completo y perfecto tal y como es. Nuestro trabajo como padres es ayudar a nuestros hijos a sacar lo mejor de ellos mismos para que puedan estar sanos y felices. (Recuerda, sano y feliz son estados, no objetivos).

Valora este artículo del blog:
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Sábado, 23 Septiembre 2017

Consejos Mensuales GRATIS

Términos y Condiciones

Selector de artículos

Últimos artículos

Contacto

Email:
Webwww.deannamariemason.com

Formas de Pago

Paypal te permite pagar directamente mediante tu tarjeta de crédito. Consúltame si tienes alguna duda.

logo paypal tarjetas