Blog sobre Paternidad Proactiva

Las Herramientas y Consejos que necesitas, basados en las últimas investigaciones y publicaciones científicas para tener seguridad y sentirte con el control de tu familia.

El Castigo: consejos para educar con palabras, no con las manos

El Castigo: consejos para educar con palabras, no con las manos

El castigo no debe entenderse como algo negativo con el que reprimir al niño, sino todo lo contrario. Es un mecanismo mediante el cual le debemos hacer ver qué actitudes son buenas y malas, dependiendo de su comportamiento, y cómo mejorar en todo momento. El truco consiste en saber qué sistema es el mejor.

Alrededor del 20% de los padres admite que en alguna ocasión ha empleado azotes para impartir disciplina a sus hijos. Sin embargo, cabe destacar que la mayoría reconoce que es una práctica que no les gusta y que les gustaría conocer otras técnicas de educación. Además, la mayoría de ellos asegura que su manera de inculcar disciplina está influenciada por las técnicas que sus propios padres emplearon con ellos durante su infancia.

En muchas ocasiones, este tipo de castigo viene influenciado por factores externos a la familia, como por ejemplo una época de más estrés en el trabajo, que puede repercutir en un castigo sobredimensionado hacia los niños.

De cualquier manera, los organismos pediátricos recomiendan evitar el castigo físico, ya que existen multitud de técnicas educativas que además de hacer ver a los niños aquello que han hecho mal, refuerzan los buenos comportamientos. Los padres debemos ser conscientes de los efectos que este tipo de castigo pueden tener a largo plazo y los traumas que puede generar en el futuro. Si quieres saber más sobre lo que puedes esperar de cada niño dependiendo de su edad y sobre cómo impartir disciplina con cariño puedes consultar el artículo "¿Qué puedo esperar de mi hijo? Disciplina y límites para el niño según su edad".

¿Qué técnicas de educación podemos aplicar a la hora de castigar a nuestros hijos para impartir disciplina?

Muchos padres ven la disciplina como una manera de frenar los malos comportamientos enseñando mejores hábitos. Sin embargo, otros reconocen que no disponen de conocimiento suficiente para adaptar el tipo de castigo a la situación concreta. Por este motivo es tan importante entender qué técnicas podemos utilizar para impartir disciplina entre los pequeños:

  • Explicarles qué esperamos de ellos y qué consecuencias podrían tener sus actos.
  • Tiempo muerto: darles tiempo parta que se tranquilicen.
  • Ofrecerles distracciones para evitar que empeore su comportamiento.
  • Modelos de repetición de los adultos (si nosotros nos portamos bien, ellos lo harán también).
  • Avisos verbales.
  • Imponer límites concretos y comprensibles.
  • Quitar privilegios: Como te has portado mal no iremos al parque.

Si empleamos estas técnicas, en las que evitamos el uso de la fuerza, ayudaremos a reforzar la actitud positiva de nuestros hijos, potenciando su desarrollo y hábitos futuros, y convirtiéndoles en mejores personas.

Artículos relacionados

 

Deja tus comentarios o únete a alguna conversación

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Miércoles, 17 Octubre 2018

Imagen Captcha

Consejos Mensuales GRATIS

subscribe and participate

¡Subscríbete!

Al pulsar aceptas nuestra Política de privacidad + INFO

Selector de artículos

Datos de Contacto

Dr. Deanna Marie Mason

Calle Téllez, 26, 28007 Madrid
E. 
T. +34 912 192 862

Formas de Pago

Paypal te permite pagar directamente mediante tu tarjeta de crédito. También puedes pagar directamente con tu tarjeta a través de nuestra pasarela de pago con BBVA.

logo paypal tarjetas

medios pago

¿Te gustaría predecir el futuro de tus hijos?

Suscríbete para aprender cómo guiarles y prevenir los problemas más habituales. ¡Y recibe mi E-Book con consejos de forma gratuita!

E Book ES Banner

Al pulsar aceptas nuestra Política de privacidad + INFO