Blog about Proactive Parenting

Find the resources and advice you need, based on current research and best practices, to feel confident and in control caring for your family.

Prevenir quemaduras solares: la piel sana comienza cuando son bebés

41-blog-paternidad-proactiva-quemaduras-solares

Los bebés son pequeños rayos de sol en la vida de sus padres. Sin embargo, algunos padres no son conscientes de lo malo que es el sol para sus pequeños. Días soleados, días nublados, días de playa y días en las calles de la ciudad. Todas estas situaciones exigen una protección solar adecuada para los bebés en sus primeros 6 meses de vida.

Cómo evitar las quemaduras solares y garantizar una protección solar adecuada para los bebés

Los bebés más pequeños tienen una piel delicada que necesita ser protegida. Hay un error común entre los padres de que la piel de los bebés necesita "desarrollar una tolerancia" al sol. Algunos padres exponen a su bebé a la luz directa del sol, por períodos cada vez más largos de tiempo, porque creen que ayudará a la piel de su hijo a aceptar el sol mejor. Otros padres piensan que habituar la piel del bebé a broncearse es una manera saludable de controlar las consecuencias de la exposición al sol. Estos son errores comunes que algunos padres suelen cometer y no pueden estar más lejos de la verdad.

El proceso de bronceado ocurre cuando la piel se expone a la luz ultravioleta (UV) del sol. Los rayos UV del sol penetran la piel y provocan una reacción a nivel celular. Esta reacción crea melanina. A medida que se absorbe más luz solar, se crea más y más melanina que hace que la piel se oscurezca. Esto es lo que llamamos bronceado. Una quemadura solar es una extensión de este proceso. Las quemaduras solares ocurren cuando la piel ha absorbido la luz UV tanto que se crea una quemadura por radiación. Las quemaduras causan que la piel se vuelva de color rosa o rojo, en lugar de marrón. La piel se vuelve sensible al tacto y está caliente. Ocasionalmente, las quemaduras solares pueden poner en peligro la vida si afectan a una gran área del cuerpo y la quemadura es grave.

Muchos padres creen que un bebé con piel bronceada es saludable y un signo de buena tolerancia al sol. Esto es particularmente común entre los padres de niños con tonos de piel más oscuros. Cuando la piel se expone a la luz UV, crea melanina para protegerse de los rayos del sol. Sin embargo, como parte de este proceso, se produce un daño a nivel de ADN. El ADN es una molécula en cada célula viva que contiene las instrucciones genéticas utilizadas para el desarrollo y el funcionamiento de la célula. Cuando el daño al ADN ocurre en la piel, este órgano no puede funcionar correctamente. Esto puede conducir al envejecimiento prematuro de la piel (arrugas) y al cáncer de piel.

Cada vez que la piel se vuelve marrón en el proceso de bronceado, o se produce una quemadura por el sol, hay daño a la piel. Este daño permanece en la piel y se conserva en la memoria de las células de la piel. Esto significa que, si la piel se daña de nuevo, el perjuicio se acumula al anterior y, en conjunto, se crea un efecto que es mayor que cualquiera de los dos por separado. Por lo tanto, no existe un bronceado saludable, especialmente en los bebés.

Los padres deben ser conscientes de que la exposición desprotegida al sol puede dañar la piel y provocar cáncer de piel. Esto significa que el daño causado por el sol en la infancia es el inicio del ciclo de daño solar que seguirá al niño durante el resto de su vida. Los bebés menores de 6 meses no pueden decir a los padres cuándo han estado expuestos demasiado tiempo al sol o cuando se sienten sobrecalentados. Además, debido al lento tiempo de reacción de su piel, pueden absorber demasiado sol antes de que comiencen los signos de bronceado que les pone en riesgo de quemaduras solares.

Cualquier persona puede contraer cáncer de piel, independientemente del color de su piel. Por lo tanto, es importante que los padres protejan adecuadamente a sus hijos desde sus primeros días de vida.

Consejos para una buena protección solar en bebés y niños

Los padres pueden proteger a sus bebés de los rayos dañinos del sol siguiendo unos sencillos pasos:

  • Busque una sombra para su bebé. Si no hay sombra disponible de árboles o edificios, use una manta o un paraguas para crear sombra.
  • Ponga un sombrero a su bebé. La cabeza de su bebé tiene una gran superficie de piel y, a menudo, los bebés de 0 a 6 meses no tienen mucho pelo para proteger su cuero cabelludo del sol.
  • Vista a su bebé con manga larga y pantalones si va a estar bajo el sol para limitar la exposición. Si las temperaturas son altas, asegúrese de elegir telas frescas como algodón o lino.
  • No exponga a su bebé a la luz solar para mejorar su tolerancia al sol. Intentar aumentar la tolerancia al sol de la piel de un bebé es un error común que no sirve para nada y es perjudicial. No existe un "bronceado seguro".

Los padres deben centrarse en proteger a sus hijos del sol con seguridad desde muy temprano para inculcar buenos hábitos para la salud de la piel. Estas recomendaciones son aplicables para todos los niños, independientemente del tono de su piel.

Rate this blog entry:
 

Comments

No comments made yet. Be the first to submit a comment
Already Registered? Login Here
Guest
Monday, 20 November 2017

Captcha Image

FREE Monthly Advice

Terms and Conditions

Article Search

Recent Posts

Contact

Email:
Webistewww.deannamariemason.com

Payment Methods

Paypal allows you to pay directly using your credit card. Ask me if you have any questions.

logo paypal tarjetas