Blog about Proactive Parenting

Find the resources and advice you need, based on current research and best practices, to feel confident and in control caring for your family.

¿Por qué siguen habiendo embarazos no deseados en adolescentes? Lo que los padres tienen que saber (Parte II)

blog paternidad proactiva desarrollo adolescentes prevenir embarazos no deseados

Este artículo es la segundo de una serie de dos. Te recomiendo que comiences con “¿Por qué siguen habiendo embarazos no deseados en adolescentes? Lo que los padres tienen que saber (Parte I)" antes de leer esta segunda parte, en la cual te facilito información sobre los cambios en el desarrollo que ocurren durante la adolescencia y que afectan la capacidad de los adolescentes para tomar buenas decisiones.

Cómo comenzar a educar a nuestros adolescentes a evitar embarazos no deseados. 

Muchos padres sentimos vergüenza o incomodidad a la hora de hablar con nuestros hijos sobre sexualidad. A veces pensamos que es demasiado pronto o que nuestro hijo sabe cuáles son nuestras expectativas. Sin embargo, en realidad, el desarrollo cognitivo de la mayoría de preadolescentes y algunos adolescentes no les permite extrapolar la información que les enseñamos en casa y aplicarla a situaciones nuevas. Aprenden mejor por instrucción directa con ejemplos. Por lo tanto, si queremos asegurarnos de que nuestro hijo preadolescente comprenda las expectativas familiares en lo que a vida sexual respecta, es mejor hablar con ellos de forma directa y explícita para que entiendan de forma clara lo que se espera de ellos.

Para ilustrar esto último, cuando los grupos de niños y niñas comienzan a ir al cine juntos en grupo, alrededor de los 12 o los 13 años de edad, debemos hablar con ellos y hacerles entender qué límites corresponden a las normas de nuestra familia. Un ejemplo podría ser, "está bien ir de la mano, sin embargo, ya habrá tiempo para hacer otras cosas más adelante". Intenta hablar y conocer a tus amigos para asegurarte de que alguien te gusta antes de besarte ". O bien," recuerda que incluso si un chico te dice que no le dirá a nadie lo que habéis hecho juntos, lo más probable es que lo haga, o que vaya contándolo para presumir o comparta algo por redes sociales. Asegúrate de no hacer nada que no quieras que todo el mundo sepa".

A medida que los adolescentes van creciendo y teniendo sus primeras citas, hablar honestamente sobre situaciones potenciales, cómo salir de ellas y qué hacer si se encuentran en una situación insegura, pueden brindarles las herramientas para tomar mejores decisiones. Por ejemplo, "Sabes que en nuestra familia no se permite el alcohol. Sin embargo, si te encuentras en una situación en la que tienes miedo o te presionan para hacer algo que no quieres hacer, ten por seguro que puedes llamarme a cualquier hora y yo iré a buscarte de inmediato. No diré nada para avergonzarte o regañarte en ese momento. Te quiero y solo quiero que estés a salvo. Más tarde, cuando estemos en casa, veremos cómo podemos tomar mejores decisiones en el futuro ".

El éxito depende de cómo se envía el mensaje

Lo cierto es que debemos tener este tipo de conversaciones con ellos mucho antes de lo que cabría esperar. El respeto del niño por su propio cuerpo y por los cuerpos de los demás debe ser una conversación continua que se entrelaza con otros elementos de su educación. La sexualidad no debe ser un tema tabú; la sexualidad es algo inherente a cada persona y debe ser discutida y presentada en las formas apropiadas según la edad durante la niñez y la adolescencia. Evitar el secretismo en torno a este tema puede ayudar a que los niños a acudan a adultos de confianza si les surgen preguntas, necesidades o problemas.

Si como padres elegimos educar sobre el valor del cuerpo humano y enseñamos a respetar el suyo propio y el de los demás, es fácil dar lugar a una conversación sobre sexualidad, actividad sexual y control de la natalidad. Estas conversaciones deben tener lugar antes de la primera menstruación o la pubertad, en un tono educativo relacionado con la capacidad del cuerpo para tener bebés, sentir deseos sexuales hacia los demás y otros cambios físicos. Podemos comenzar estas conversaciones con una declaración basadas en hechos constatables, como,

"Una vez tengas tu primer período / atravieses la pubertad, tendrás la capacidad de tener un bebé y tu cuerpo tendrá sentimientos que parecen extraños en este momento, pero más tarde se sentirán naturales. Afortunadamente vivimos en un momento en que las mujeres y los hombres pueden elegir cuándo quieren tener bebés para que podamos estudiar y desarrollarnos profesionalmente. Cuando llegue el momento, hablaremos sobre las opciones que existen para que puedas elegir cuándo o si deseas tener hijos".

Más tarde, cuando empiecen a salir frecuentemente o a tener citas, podemos hablarles sobre la protección contra las enfermedades de transmisión sexual y el embarazo.

Los adolescentes son más receptivos cuando somos nosotros los que damos lugar a estas conversaciones para compartir información y cuando a su vez somos receptivos respecto a lo que ellos tienen que decir. Si empezamos este tipo de conversaciones en un intento de controlar las actividades nuestros hijos o los interrogamos sobre lo que pueden o no pueden hacer, serán un fracaso. Hablar de manera práctica puede quitarles peso y propiciar que participen activamente en la conversación. La clave es el respeto mutuo, la confianza, el tiempo y la privacidad para explorar los sentimientos e ideas nuestro hijo sin juzgarlas. Los padres debemos esforzarnos por crear un clima seguro para que nuestros hijos adolescentes hablen.

Esto último se consigue gracias a los matices. Por ejemplo, preguntando: "¿Con qué frecuencia estás teniendo relaciones sexuales?" En lugar de "¿Estás teniendo relaciones sexuales?" La primera opción presupone que el niño es sexualmente activo, por lo que puede responder a la pregunta o decir "no las mantengo". La segunda pregunta presupone que nuestro hijo no está teniendo relaciones sexuales y, por lo tanto, él o ella ha de enfrentarse a la tesitura de perpetuar esa presuposición o de admitir que es sexualmente activo. La primera opción es más fácil para todos y da lugar a un clima abierto y seguro para hablar. La segunda exige una confesión y establece barreras entre ellos y nosotros.

Comprender el desarrollo de los adolescentes es clave para comunicarnos con ellos de forma efectiva

La adolescencia es un momento de egocentrismo que hace que los adolescentes vivan el momento y no piensen en las consecuencias a largo plazo de sus decisiones. Por lo tanto, cuando los adolescentes están en el preámbulo de una situación sexual, son impulsados ​​por las necesidades inmediatas de sus cuerpos sin considerar las consecuencias a largo plazo (por ejemplo, enfermedades de transmisión sexual, embarazo, crisis sociales). Por lo tanto, tener conversaciones con ellos antes de que se encuentren en esas situaciones o que las experimenten, y hablar de cómo salir de situaciones de riesgo en las que puedan sentirse presionados para hacer algo para lo que no están preparados, es la mejor manera de educarles en el uso de anticonceptivos de manera apropiada y oportuna.

Como padres, solo podemos proporcionarles las herramientas para tomar buenas decisiones. Los adolescentes deben estar motivados para usarlas. Al comunicar y educar claramente sobre nuestros valores familiares, lo que esperamos de ellos y ayudándoles a comprender qué posibles consecuencias pueden tener sus acciones, les motivamos a pensar antes de actuar, lo cual es una parte vital de la transición entre la adolescencia y la adultez.

Es difícil romper el hielo en cuanto a temas como este. ¿Te has visto en la situación de hacerlo o vas a hacerlo pronto? ¿Cómo has pensado abordarlo? Comparte tu experiencia con el resto de padres en los comentarios.


Fuentes:

Sedgh, G., Singh, S., & Hussain, R. (2014). Intended and Unintended Pregnancies Worldwide in 2012 and Recent Trends. Studies in Family Planning, 45(3), 301–314. http://doi.org/10.1111/j.1728-4465.2014.00393.x

Logan, C., Holcombe, E., Manlove, J., & Ryan, S. (2008). The consequences of unintended childbearing: A white paper. The National Campaign to Prevent Teen and Unwanted Pregnancy: Child Trends. Retrieved December 16, 2016 from: http://thenationalcampaign.org/sites/default/files/resource-primary-download/consequences.pdf

Wurtele, S.K., Melzer, A.M., & Kast, L.C. (1992). Preschoolers' knowledge of and ability to learn genital terminology. Journal Of Sex Education And Therapy 18(2), pp. 115-122.

Nogueira Avelar e Silva, R., van de Bongardt, D., van de Looij-Jansen, P., Wijtzes, A., y Raat, H. (2016). Relaciones madre-madre y adolescente y relaciones sexuales tempranas. Pediatría 138 (6), publicación electrónica antes de la impresión: DOI: 10.1542 / peds.2016-0782

Copyright

© 2018 Dr. Deanna Marie Mason.

 

Comments

No comments made yet. Be the first to submit a comment
Guest
Thursday, 18 October 2018

Captcha Image

FREE Monthly Advice

subscribe and participate

Subscribe!

I agree with the Privacy Policy and the + INFO

Article Search

Contact Information

Dr. Deanna Marie Mason

Calle Téllez, 26, 28007 Madrid
E. 
T. +34 912 192 862

Payment Methods

Paypal allows you to pay directly with your credit card. You can also pay directly with your card through our secure BBVA payment portal.

logo paypal tarjetas

medios pago

Want to predict the future of your children?

Subscribe here to learn how to guide them and prevent the most common behavioural problems. And, you’ll receive my E-book full of helpful advice for FREE!

E Book EN Banner

I agree with the Privacy Policy and the + INFO